Casos típicos de contratos “ilegales”

By GMS Asesoría Busturia, 30 noviembre, 2015

Síguenos:

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutubeby feather

Los contratos laborales son acuerdos entre un empresario y un trabajador por el que este último se obliga a prestar determinados servicios por cuenta del primero y bajo su supervisión a cambio de una retribución económica. Un contrato establece los límites entre los derechos y las obligaciones de ambas partes.

Ocurre que, muchas veces, las condiciones las impone una de las partes a la otra. En este caso hay que conocer muy bien la legislación laboral porque las obligaciones que una parte imponga a la otra pueden ser declaradas abusivas y nulas; manteniendo en vigor el resto de los acuerdos suscritos.

En un contrato no se puede establecer cualquier cosa, aunque se pacte y en un primer momento se acepte y se ejecute. Lo contratos están regulados por el Código Civil, en lo relativo a los requisitos de todo contrato: objeto, causa y consentimiento; y al Estatuto de los Trabajadores en lo relativo a la adecuada aplicación de la modalidad contractual elegida y a las disposiciones que rigen las relaciones laborales en España.

Desde el punto de vista de los errores u omisiones que se pueden cometer a la hora de plasmar lo establecido en ambas legislaciones en un contrato laboral, podemos ver varias que anularían la relación laboral a todos los efectos y podrían ser consecuencia de acciones contra las partes desde las Administraciones.

Falso Autónomo:

Se produce cuando se intenta falsear una auténtica relación laboral en cuanto a dependencia, disponibilidad de equipos o pertenencia a una organización contratando al trabajador a través de una contrato mercantil en lugar de un contrato laboral.

Contratos simulados

Se produce en la situación contraria a la anterior, cuando se celebra un contrato laboral sin existir esa auténtica relación laboral.

Contrato temporal simulado

Se produce cuando se encadenan contratos temporales con un mismo trabajador para un mismo trabajo y, a veces, en una misma empresa; ocultando así una relación de carácter indefinido. Es común que en estos casos cambie la sociedad mercantil que firma los contratos; lo que supone, además, una posible cesión ilegal de trabajadores.

Contrato a tiempo parcial simulado

Se produce cuando un trabajador está contratado bajo la modalidad de contrato a tiempo parcial pero, a través de horas extras, termina trabajando el mismo número de horas que sus compañeros.

La realidad es que el repertorio de tipos de contratos laborales existente, cada uno con sus ventajas, sus inconvenientes y sus bonificaciones; pueden inducir al error a la hora de utilizar uno u otro. Muchas veces no existe un verdadera intención de cometer una ilegalidad; sino más bien un descuido o un desmedido interés por dar acceso a las nuevas incorporaciones a través de las modalidades de contrato que estén más y mejor “bonificadas” en cada momento.

Comparte:

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmailby feather

Debes estar registrado para poder comentar.

Accede con tu cuenta